Actualmente en Chile, la interrupción voluntaria del embarazo está prohibida. Sin embargo, este impedimento no ha evitado su práctica, poniendo en riesgo la vida y salud de las mujeres que realizan el procedimiento ilegalmente.

Por esta razón, el Gobierno impulsó el proyecto de ley que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales:

  1. Peligro para la vida de la mujer.
  2. Inviabilidad fetal de carácter letal.
  3. Embarazo por violación.

Actualmente, el proyecto se encuentra en estado para ser promulgado como Ley de la República.

Tres causales

Voluntad de la mujer y protección a niñas y adolescentes

Procedimiento

Cuerpo médico y prestadores de salud

Más información

Tres causales

El proyecto de ley establece que se podrá interrumpir el embarazo cuando:

  • Se encuentre en peligro para la vida de la mujer: esta medida garantiza que la mujer pueda tener acceso a todos los tratamientos médicos necesarios para preservar su vida, incluso cuando impliquen la interrupción del embarazo.
  • Exista inviabilidad del feto para sobrevivivir fuera del útero: permite la interrupción es caso de que el embrión o feto padezca de una alteración estructural congénita o genética que sea incompatible con la vida extrauterina.
  • Sea un embarazo causado por una violación: el proyecto indica que el plazo para la interrupción del embarazo en esta causal es de 12 semanas de gestación. Cuando se trata de menores de 14 años, este plazo se extiende hasta las 14 semanas en consideración de que las niñas y adolescentes demoran más tiempo en saber que están embarazadas.

Voluntad de la mujer y protección a niñas y adolescentes

Sea cual sea la causal de interrupción, la mujer es quien debe decidir si continua o no con su embarazo.

En caso de adolescentes entre 14 y 18 años, se les reconocerá el derecho a manifestar su voluntad, pero el representante legal debe ser informado de la decisión.

Las niñas menores de 14 años, tendrán que contar con la autorización del representante legal. A falta de este, se podrá solicitar la intervención del Tribunal de Familia para que otorgue el permiso correspondiente. El Tribunal también podrá intervenir cuando, a juicio del médico, la decisión del representante legal pueda generar riesgo para la menor.

Procedimiento

En el caso de peligro de la vida de la mujer e inviabilidad del feto:

Se solicitará un diagnóstico de un médico cirujano, el cual debe ser respaldado por otro profesional de las mismas características. Este diagnóstico se exigirá siempre que no se requiera atención médica inmediata.

En caso de violación:

La interrupción del embarazo no se verá condicionada por los resultados de un proceso penal, asegurando así un trato digno y respetuoso a la mujer.

Cuerpo médico y prestadores de salud

El proyecto establece que el prestador de salud debe entregar a la mujer embarazada toda la información sobre las alternativas para la interrupción para que pueda tomar una decisión libre.

Además, el médico cirujano tratante podrá hacer uso de su objeción de conciencia, expresando por escrito su decisión. Sin embargo, quien haga uso de este derecho tendrá que derivar el caso a otro profesional médico.

Asimismo, la iniciativa busca que se garantice la confidencialidad entre el médico y la paciente, permitiendo, de esta forma, la oportuna atención médica cuando se requiera.

Más información


Proyecto de ley que regula la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo

https://www.chileatiende.gob.cl/fichas/ver/41507

¿Te parece útil esta información?
¿Encuentras fácilmente la información que buscas?