Descripción

En Chile existen diferentes opciones para crear una empresa, cada una con trámites y permisos exclusivos según el tipo de emprendimiento que desea implementar. Sin embargo, en todos los casos, es necesario definir la organización legal del negocio, las obligaciones tributarias y obtener el permiso de funcionamiento municipal: 

Ver más detalles
 

 

Organización legal del negocio

Obligaciones tributarias

Autorización municipal, patente comercial o industrial

Organización legal del negocio

Lo primero es definir el tipo de empresa, la cual puede constituirse como persona natural o jurídica:

Persona natural: en este caso, es la propia persona quien asume todos los derechos y obligaciones (incluyendo deudas) de la empresa.  

  • Existe una forma simplificada de formalizar una empresa, llamada Microempresa Familiar (MEF). Sirve para las personas que desarrollan su actividad comercial en su casa-habitación.

Persona jurídica: permite que la empresa, y no el dueño, asuma los derechos y obligaciones. Puede estar conformada por una o más personas, quienes no ponen en riesgo su patrimonio, debido a que sólo deben responder por el monto aportado. Existen dos modalidades para constituirlas: 

  • Tu empresa en un día: constitución por vía electrónica de una sociedad, de manera sencilla y sin costo para empresas pequeñas. Actualmente, pueden constituirse:

 

    • Sociedades de Responsabilidad Limitada: que son más utilizadas por socios con relación de confianza y que buscan pocas formalidades en la administración. Estos socios pueden ser personas naturales o jurídicas y deben responder de forma limitada por el monto o capital que aporten. Tiene que estar conformada por dos o más socios, y hasta 50. La sociedad de responsabilidad limitada es administrada por todos los socios, de común acuerdo; es decir, todas las decisiones deben ser tomadas por unanimidad.
    • Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL): es más utilizada por empresarios que buscan iniciar un negocio y tomar todas las decisiones individualmente, sin socios. Es un tipo de organización en el que cualquier persona natural puede adquirir personalidad jurídica. La razón de una EIRL es siempre comercial, y cuenta con un patrimonio propio, distinto al del titular.
    • Sociedad por Acciones (SpA): persona jurídica creada por una o más personas y cuya participación en el capital se representa por acciones. La SpA busca facilitar la organización de una empresa, entregando una estructura más flexible en su administración. Además, cada accionista puede transar sus derechos fácilmente, permitiendo la entrada de accionistas. Se recomienda a emprendedores que buscan inversionistas.
    • Sociedad en Comandita: está constituida por dos o más socios. Tiene socios comanditarios y socios gestores. El socio comanditario sólo aporta capital y responde hasta el monto de sus aportes, mientras que el socio gestor administra la sociedad y responde ilimitadamente.
    • Sociedad Colectiva Comercial: exige al menos dos socios. La administran los socios o un tercero. La responsabilidad de los socios es ilimitada, quiere decir que responden con su patrimonio personal. La entrada o salida de un socio debe aprobarse por todos ellos. Es importante destacar que en este tipo de sociedad no se limita la responsabilidad.
  • Método tradicional: permite crear cualquier tipo de empresa, independientemente de su tamaño y forma.

Obligaciones tributarias

  • Elección del régimen tributario: las empresas deben cumplir con el régimen general de tributación. Sin embargo, micro y pequeños empresarios pueden acogerse a regímenes simplificados para el impuesto a la renta.
  • Inicio de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos: permite declarar el inicio de actividad y obtener el RUT de la empresa en el Servicio de Impuestos Internos (SII). Este trámite debe ser realizado dentro de los dos meses posteriores a la iniciación de actividades. Por ejemplo, si un contribuyente inicia sus actividades el 1 de enero, tiene plazo hasta el 31 de marzo para dar aviso ante el SII.
  • Timbraje de documentos: permite que los contribuyentes accedan al timbraje de documentos para legalizar sus operaciones comerciales.

Autorización municipal, patente comercial o industrial

La ley de rentas municipales señala que toda actividad económica está sujeta a una contribución de patente, que debe ser pagada semestralmente en el municipio respectivo. No obstante, antes de obtener la patente, y dependiendo del giro de la actividad, se deben conseguir distintos permisos o autorizaciones que entregan diferentes organismos públicos.

La autorización municipal es el permiso definitivo de funcionamiento y adopta el nombre de patente comercial o industrial, según sea el giro gravado. El trámite se realiza en el departamento de patentes comerciales de cada municipio y los documentos más comunes, para todos los rubros, son:

Otros documentos que, eventualmente, pueden ser solicitados:

  • Fotocopia de las modificaciones de la escritura de constitución, protocolización del extracto, publicación en diario oficial e inscripción en el registro de comercio, del Conservador de Bienes Raíces respectivo.
  • Acta de sesión de directorio del nombramiento del representante legal (en caso de las sociedades anónimas).
  • Fotocopia de la declaración de inicio de actividades del Servicio de Impuestos Internos (SII)
  • Declaración simple de capital inicial, generalmente incluida en el formulario.
  • Croquis o plano de la distribución interna del local u oficina.
  • Permiso de edificación del inmueble en el que se realizará la actividad comercial (si va a construir).
  • Resolución favorable de la Autoridad Sanitaria o del Servicio de Salud respectivo (en caso de ser necesario).

Crear una empresa

https://www.chileatiende.gob.cl/fichas/ver/22718

¿Te parece útil esta información?
¿Encuentras fácilmente la información que buscas?